Editorial: Astronomía, más allá del desarrollo de conocimiento

Este 20 de marzo se conmemora el Día de la Astronomía 2020 en Chile y por ello te queremos compartir el texto editorial que abre nuestro especial de Astronomía publicado el año 2019 en Atacama. 

Foto destacada: Daniele Gasparri

Mirar las estrellas es encontrar respuestas concretas, aprender de nuestro origen y aventurarse sobre nuestro futuro. El desarrollo de esta ciencia está íntimamente ligado al progreso de la humanidad desde sus inicios. ¿Qué son las estaciones del año sino un fenómeno astronómico que determina nuestras vidas y nuestros alimentos? Desde los molles a la cultura Copiapó y los incas, los habitantes de los valles del desierto siempre han mirado a las estrellas, no como ocio o lujo, sino como una necesidad vital.

Hoy la astronomía también representa una oportunidad de progreso de la comunidad de Atacama. Chile espera dentro de los próximos dos años tener el 70% de la infraestructura destinada a la investigación científica del cosmos a nivel mundial como destacan los centros de investigación en el país. 

Tres son las regiones de Chile que tienen las mejores condiciones para la instalación de observatorios: Antofagasta, Atacama y Coquimbo. De estas, la que tiene terrenos más vírgenes y menos contaminación lumínica es la nuestra. Esto da pie a que sea factible que exista un parque astronómico con las instalaciones necesarias para la instalación de observatorios, quizá no tan grandes como los que se instalan en nuestras vecinas regiones, pero sí para contribuir a la investigación de universidades e institutos internacionales y nacionales y a la educación de la población general. Para ello es necesario destinar recursos para la identificación de estos puntos. 

En el ámbito científico, los astrónomos del mundo ponen sus ojos en las universidades chilenas que tienen acceso al 10% de la generación de datos de los grandes observatorios. Una riqueza que hace de la astronomía la ciencia con más publicaciones de Chile, con un 58,7 % de ellas. Casi un 3% de las menciones de Chile en el extranjero tienen que ver con astronomía.

Atacama podría tener territorios con una certificación internacional “Starlight”, la cual permite fomentar el desarrollo económico no extractivista en zonas principalmente rurales. Con ello se potenciarán los observatorios que ya existen en Vallenar y el Valle del Huasco, mientras que Copiapó, como punto de ingreso a la región, podría convertirse en la ciudad más amigable para las actividades ligadas a la astronomía en la zona norte. Pero hace falta que la comunidad se empodere y que las instituciones vean realmente que aquí hay una oportunidad.

Debemos decidir como sociedad si queremos que sigan instalándose extensiones de parras, tranques de relave o los terrenos baldíos que deja la especulación inmobiliaria; o si queremos abrir nuestro territorio al futuro y el universo a partir del hermoso patrimonio de nuestros cielos transparentes, compartiéndolos a través de la ciencia y un turismo del que sea parte la comunidad atacameña.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *