Rosario Orrego y la primera revista fundada por una mujer en Chile

En los últimos años el legado de Rosario Orrego se ha convertido en un tema recurrente. ¿Pero cuánto podemos aprender de ella y su trabajo? Sin dudas que la voluntad de buscar una democratización del conocimiento, abriendo un espacio en el debate público para las mujeres, al ser la primera chilena en liderar un proyecto editorial, puntualmente la Revista de Valparaíso. 

Por Redacción Tierra Culta

En 1873 salió a circulación la Revista de Valparaíso. Una publicación que por primera vez en la historia de Chile era liderada por una mujer: la copiapina Rosario Orrego Uribe. En sus páginas, según destaca el sitio memoria chilena, Orrego manifestó su voluntad de contribuir al desarrollo intelectual del país. Todo en medio de un mundo que excluía a las mujeres de la intelectualidad. Un dato: al momento de salir a circulación la revista, las mujeres no podían estudiar en la universidad, recién en 1877 el decreto Amunátegui lo permitió.

Por tanto en este 8 de marzo es importante recordar la salida a circulación de la primera revista liderada por una mujer, ya que Orrego en sus dos años de trabajo dedicado a esta publicación abrió las bases de la irrupción de la mujer en la prensa chilena. Tres años después del cierre de la Revista de Valparaíso, se funda la revista La Mujer en 1877 por Lucrecia Undurraga. Esta última, fue una activa intelectual que reflexionó sobre la condición social de la mujer en el Chile republicano de la segunda mitad del siglo XIX y también colaboró con Revista de Valparaíso.

Según se describe en un artículo publicado por Verónica Ramírez Errázuriz sobre mujer y prensa en Chile, el desarrollo de la Revista de Valparaíso tuvo una posición donde se daba cabida a la divulgación de todo tipo de trabajos culturales y científicos con una línea editorial definida por Orrego, quien decía «La Revista no reconoce otra bandera que la del progreso y admite toda clase de trabajos, siempre que éstos no entren en el odioso terreno de la personalidad y de la política» y la autora destaca que se enmarca dentro de una serie de medios de comunicación que “asumieron la tarea de instruir y difundir conocimientos científicos, en una opción por cultivar lectores modernos y civilizados”. Te dejamos una imagen del texto original que abre la Revista de Valparaíso.

Extracto del texto que abre la primera edición de La Revista de Valparaíso y que lleva por título «Prospecto».

Hoy en día la comisión de Género del Colegio de Periodistas de Atacama lleva el nombre de Rosario Orrego, en honor al aporte que realizó esta pensadora y escritora atacameña al rol de la mujer. Rossie Ibarra, periodista científica, destaca el aporte de Rosario a las letras y la participación de la mujer en el discurso público.

«Su llegada a estas publicaciones de análisis y reflexión, representan un punto de inflexión en el cual abren espacios para el análisis de temas científicos, con un enfoque más ciudadano, y con el propósito de impulsar la educación científica de la comunidad. La escritora y periodista copiapina fue pionera en atreverse a analizar temas científicos para un público más amplio, utilizando recursos como el verso y una cuidadosa estrategia de redacción, abriendo camino en un mundo profundamente elitista y positivista, que veía con reprobación la incursión de la mujer en estas temáticas», nos recalca Rossie Ibarra. 

La profesional además añade: «Es posible afirmar que Rosario Orrego es una de las primeras divulgadoras científicas en Chile y su trabajo inspiró a que muchas otras se atreviesen a tomar roles de mayor liderazgo y protagonismo en proyectos periodísticos nacionales»

¿Qué podemos aprender de ella el día de hoy?, esta es una pregunta que cobra fuerza en una fecha como el 8 de marzo. Ibarra nos comenta al respecto: «Creo que los principios que la marcaron, la igualdad de oportunidades, la empatía, la conciencia del otro, de la otra, de las necesidades sociales y la importancia de la educación, el empoderamiento de la mujer, su trabajo en red con otras mujeres (Revista Valparaíso permitió que mujeres por primera vez publicaran sus escritos). Todos son aspectos que hoy nos debiesen inspirar, ella fue una adelantada a su época, fue consciente de sus privilegios y los puso a disposición de un colectivo social. En el contexto nacional actual, su figura debiera ser fuente de inspiración y aprendizaje».

«Asimismo, entre otros logros, Orrego fue la primera mujer chilena que publicó una novela en forma de libro y la primera en volverse miembro de la Academia de Bellas Letras, y por ende, la primera mujer académica en Chile», nos comenta Rossie Ibarra.  

Miradas dentro de la revista 

Si bien la mayoría de los artículos eran escritos por hombres, no deja de ser significativo que este fue un hito en la incorporación de la mujer al debate público. Algo que recién en las oleadas de movimientos de mujeres posteriores se consolidaría, hasta llegar a formas más organizadas en lo político como el Movimiento Pro Emancipación de las Mujeres, del que otra copiapina también fue parte activa: Delie Rouge. 

Uno de los artículos más interesantes que podemos encontrar en la publicación disponible en el sitio wwww.memoriachilena.cl es el dedicado al tema del lujo por parte de Lucrecia Undurraga. La pensadora nacida en Illapel declara: «el lujo dicen es una consecuencia natural del progreso de la especie humana. Es el resultado lógico, preciso de la desigualdad de las fortunas. Habiendo ricos y pobres habrá lujo», nos dice la autora ligada al mundo liberal de la época.

Dentro de los textos que puedes encontrar disponibles en la net (ver final de la nota) se encuentran preocupaciones que podemos asociar como una genuina preocupación adelantada de lo que hoy entendemos como patrimonio. En ese sentido el intelectual copiapino Manuel Antonio Matta, publica un poema contra los saqueadores de tumbas indígenas.

Poema publicado por Manuel Antonio Matta en la revista dirigida por Rosario Orrego.

 

Descarga aquí el PDF con la publicación completa

Un comentario

  1. Preciso y necesario el texto. Tremendo contenido.
    No es menor que tres de las escritoras e intelectuales mensionadas sean del norte. Un territorio bastante excluido de la escena literaria.
    A modo de hipotesis: quizás por ser mujeres las mejores plumas de esta zona es que no se ha considerado, hasta ahora, al norte del país como fuente significativa de producción literaria. Quizás es allí la madre del cordero.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *