Las aves del Parque Nacional Nevado de Tres Cruces

Un total de 117 ejemplares de ocho especies distintas de aves fueron avistados en el Parque Nacional Nevado de Tres Cruces, durante el último censo de aves altoandinas que se efectúa durante la temporada invernal.

El censo invernal de avifauna altoandina, lo llevó a cabo CONAF, dependiente del Ministerio de Agricultura, con el fin de estimar parámetros de abundancia (que corresponde al número total de individuos)  y riqueza (que corresponde al número total de las especies) de aves que aún permanecen dentro de estas latitudes a pesar de las duras condiciones climáticas presentes  durante éste periodo.

Es así como tras recorrer 150 kilómetros, los guardaparques Eric Díaz y Jorge de la Riva lograron avistar la cantidad señalada, en la Laguna del Negro Francisco ubicada en el polígono sur del parque, Laguna santa Rosa en el extremo sur y el corredor biológico entre ambos conocido como Pantanillo – Ciénaga Redonda.

En conjunto estos sectores componen el sitio Ramsar “Complejo Lacustre Laguna del Negro Francisco y Laguna Santa Rosa”, que sustenta a especies en categorías de conservación “vulnerables” o “en peligro” y es trascendente para el ciclo biológico de las aves, brindando las condiciones para su refugio, alimentación y reproducción durante el período estival.

Las especies observadas corresponden a  la parina chica o flamenco de James (Phoenicopterus jamesi), la guallata (Chloephaga melanoptera), tagua cornuda (Fulica cornuta), pato juarjual (Lophonetta specularioides), pato jergón chico (Anas flaviroostris), dormilona fraile (Muscisaxicola flavinucha), gaviota andina (Larus serranus) y chirhué verdoso (Sicalis olivascens).

En el caso de la Tagua Cornuda, especie que se encuentra restringida a los humedales altoandinos y en categoría de conservación “vulnerable”  por la Ley de Caza, lleva a cabo su ciclo reproductivo en el parque nacional y Sitio Ramsar, que durante el período estival alberga más del 1% de su población mundial y de las tres especies de flamencos sudamericanos (flamenco andino, flamenco de james y flamenco chileno).

Sobre los humedales y la Convención Ramsar

El 2 de febrero de 1971 en la ciudad de Ramsar, Irán, los países asistentes a la Conferencia Internacional sobre la Conservación de los Humedales y de las Aves Acuáticas reconocen la importancia de proteger los ecosistemas de humedal basado en el apoyo intergubernamental con el objetivo de tener impactos a mundial.

Los ecosistemas de humedal representan todas las superficies con agua, ya sean de origen natural o artificial, dulce, salobre o salada, estancadas o corrientes, incluidas las zonas marinas hasta los seis metros de profundidad. Estos diferentes tipos de humedales se encuentran interconectados con los demás ecosistemas naturales presentes desde la alta cordillera hasta el mar, aportando agua para el mantenimiento de la biodiversidad y del bienestar del hombre, como agua para el consumo, para los cultivos, purificadores de aguas contaminadas y proveedores de hábitat para especies de peces, moluscos y crustáceos que hacen parte de la alimentación de numerosas poblaciones humanas. Adicional a esto, los humedales son los lugares preferidos por los humanos para realizar sus actividades culturales y recreacionales, ya que aquí encuentran componentes de la fauna, la flora y el paisaje que aumentan la calidad de las experiencias de descanso y espirituales.

A partir de 1971 los países del mundo se han coordinado para mejorar las prácticas económicas que se desarrollan bajo el sustento de los humedales y hacer un uso racional de los recursos que los humedales brindan para el bienestar del hombre. Para lograr este objetivo se creó la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional o Convención Ramsar, a la cual desde 1975 se han adherido los países, comprometiéndose a proteger sus humedales y a crear una red de Humedales de Importancia Internacional o Sitios Ramsar.

Chile hace parte de la Convención Ramsar desde 1981 y a la fecha cuenta con 12 Sitios Ramsar ubicados en seis de sus regiones. En la Región de Atacama se encuentra el Sitio Ramsar Complejo Lacustre Laguna del Negro Francisco y Laguna Santa Rosa, el cual tiene como objetivo la protección del sistema de humedales altoandinos, los cuales se diversifican en lagunas, salares, ríos, bofedales, pajonales y vegas. A pesar de que estos humedales representan una baja superficie del territorio, en ellos se sustenta más del 90% de la biodiversidad de la zona altoandina.

CONAF Atacama, administrador del Sitio Ramsar, conmemora cada año el Día Mundial de los Humedales, acercando los humedales presentes en la región a la comunidad. Además de los humedales de importancia internacional, CONAF protege otros humedales dentro de sus parques y reservas nacionales. Las aguadas o afloramientos de agua superficial que se encuentran en los ecosistemas de desierto del Parque Nacional Llanos de Challe y Parque Nacional Pan de Azúcar, siendo la principal fuente de agua para la fauna protegida, como guanacos, zorros, aves y roedores.

Las zonas costeras de estos parques y de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt presentan humedales asociados a sectores de playa, acantilados y marinos hasta los seis metros de profundidad, que sustentan poblaciones importantes de Pingüino de Humboldt, loberas reproductoras, zonas de nidificación de decenas de aves y recursos pesqueros de importancia para la economía de la región.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *